Nek Chand : Dando a los residuos vida inmortal

nekphoto

Nek Chand junto a algunas de sus esculturas de mujer en el Rock Garden.

 

El pasado 12 de junio nos dejaba un artista que hizo del reciclaje un arte más allá de lo imaginable. Nek Chand, un inspector de carreteras del gobierno indio, dedicó su vida a recolectar todo tipo de residuos industriales y domésticos en su tiempo libre. Cada día después del trabajo y de camino a casa paraba en su lugar secreto del bosque de Chandigarh para construir con estos residuos un mundo de fantasía formado por esculturas humanas y de animales, casas, cascadas, puentes…

 

banglefigs

Esculturas hechas con brazaletes

 

Chand dotó de una segunda vida, y prácticamente de alma, a montones de restos de botellas, azulejos, utensilios cerámicos, neumáticos y cables eléctricos, entre otras cosas. Para cuando el progreso llevó la expansión urbanística de la nueva ciudad de Chandigarh a aquel lugar perdido del bosque, 18 años más tarde, Chand había cubierto unas cinco hectáreas. Lo que los funcionarios del gobierno encontraron allí fueron unas esculturas tan llenas de vida y un universo tan fantástico que, desafiando las normas que exigían su destrucción, ofrecieron un sueldo a Chand para que continuara con su trabajo. Hoy en día, el Rock Garden de Chandigarh ocupa unas dieciséis hectáreas y es el segundo monumento más visitado de la India después del Taj Mahal, con unos cinco mil visitantes diarios.

 

horsescene

Esculturas de caballos y ciervos realizadas con piedras y azulejos.

 

Como amantes del arte y de la reutilización de los residuos queremos rendir homenaje a la vida y el legado de un hombre para el que no existían los residuos sino nuevas oportunidades de vida. Tal y como la naturaleza lo haría.

Puedes conocer más sobre el Rock Garden de Chandigarh y la obra de Nek Chand en nekchand.com